Alimentos que no se pueden congelar:

Somos muchos a los que nos encanta usar el congelador para conservar los alimentos, guardar las sobras y tener siempre disponible un montón de productos incluso fuera de temporada. Hierbas aromáticas, caldos, platos cocinados de legumbres, pescados y carnes ocupan su lugar en mi congelador para cuando los pueda necesitar, pero no todo es congelable.

La congelación errónea puede llegar a  generar múltiples complicaciones médicas muy similares a las que enfrentamos cuando ingerimos una comida en descomposición

Por eso hoy os traemos una recopilación de alimentos que no se pueden congelar, o más bien que no se deberían congelar, porque al hacerlo pierden muchas de sus propiedades.

  • Huevos: por muchos huevos que tengáis en casa, los huevos NO se pueden congelar ni crudos ni cocidos, su sitio es la nevera para ayudar a conservarlos más tiempo, pero para nada se pueden congelar. La recomendación va también para los alimentos que tienen huevos entre sus ingredientes

  • Verduras y Vegetales: los vegetales y las verduras son alimentos que están compuestos por alto contenido en agua. Lo que les ocurre cuando se congelan es que dicho líquido se solidifica y forma cristales de hielo grandes, además pierde muchas de sus propiedades. Cuando los descongelas suelen tener un sabor y un aspecto muy poco agradables.

  • Las Frutas: aunque en rasgos generales casi todas las frutas se pueden congelar, durante el proceso pierden su textura y apariencia inicial. Nosotros os recomendamos que lo mejor es que consumáis fruta fresca y de temporada, y que no la congeléis.
  • Pescados que lleven unos días en la nevera, hay que tener muy en cuenta que el pescado es un alimento mucho más delicado que la carne. A grandes rasgos el pescado se puede congelar, pero es importante que sean pescados frescos y limpios por fuera y por dentro. Nuestra recomendación es que mejor no arriesguéis y no congeléis el pescado.

Esperamos que esa pequeña lista os pueda ayudar a la hora de decidir si comer un alimento o congelarlo. Lo mejor es que comáis productos frescos, y no abuséis del congelador!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *